LARS KEPLER El hipnotista

El inspector Joona Linna
Lo que hace incómodo a un personaje no es su origen. Es, sobre todo, su testarudez. Joona Linna es un detective de origen finlandés. Vive y trabaja en Estocolmo desde hace años, pero nunca se ha llegado a integrar en la ciudad. Desde luego, su carácter no ayuda: es muy tozudo, poco le importan los honores y las medallas, y cuando está seguro de tener razón, no tiene miedo de enfrentarse a quien sea, ni a sus superiores, para demostrarlo. Pero el caso que cae en sus manos la noche del 8 de diciembre parece demasiado, incluso para él...
El hipnotista, Erik Maria Bark
Psicoterapeuta de gran competencia y profesionalidad, Erik se niega a practicar, desde hace diez años, la disciplina que le concedió notoriedad y reputación: el hipnotismo. El motivo es muy concreto y permanece oculto en su pasado... Pero la noche del 8 de diciembre cambiará la situación para siempre: cuando su hijo hemofílico es secuestrado por uno (o unos) desconocidos, ya nada podrá seguir oculto.
Josef Ek
Un hombre es encontrado brutalmente asesinado en una escuela. Horas más tarde la policía descubre una masacre: su mujer y su hija pequeña también han sido asesinadas con encarnizamiento en el domicilio familiar. El hijo adolescente, Josef Ek, ha sobrevivido, pero está en un grave estado de shock y no responde a ningún estímulo. Aun así, es el único que puede dar respuestas a los investigadores, más y más desesperados a cada minuto que pasa: ¿qué sucedió realmente en su casa? Y, sobre todo... ¿dónde está su hermana mayor Evelyn? ¿La ha secuestrado el asesino?
Benjamin Bark
Hijo del hipnotista, Erik, y su mujer Simone, Benjamin querría ser un adolescente como los demás, pero desgraciadamente tiene que prestar mucha atención a todo lo que hace. Es hemofílico y debe tomar medicinas regularmente y evitar herirse.
Simone Bark
La mujer de Erik Maria Bark es dueña de una galería de arte. No consigue superar una infidelidad que su marido cometió años atrás, y desde entonces su matrimonio no ha vuelto a ser el mismo. La noche del secuestro de Benjamin, Simone es testigo de todo lo que pasa, pero no consigue hacer nada para detenerlo. Encontrar a su hijo se convierte en su único objetivo...
Kennet Sträng
El padre de Simone fue uno de los policías más respetados y brillantes que se recuerdan en Estocolmo. Hoy está jubilado. A pesar de que su hija siente adoración por él, no es un hombre de convivencia fácil y él y Erik nunca han conseguido llevarse bien. Cuando Benjamin desparece, Kennet no duda ni un segundo en ponerse al mando y resolver el misterio, aunque tenga que enfrentarse a Joona o al propio Bark.