descubre el fascinante mundo de los Kepler, que ya cuenta con más de tres millones de lectores en todo el mundo.
18 marzo 2010 - www.lavanguardia.es
Nuevas propuestas del mercado literario

EL HIPNOTISTA Lars Kepler, Planeta Fecha publicación 23 febrero En Suecia el cetro de la sucesión de Stieg Larsson se lo están disputando en estos momentos Camilla Lackberg, Asa Larsson y Lars Kepler. Lars Kepler en realidad no es un autor, sino el seudónimo que cobija a dos autores, Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho, que además son matrimonio en la vida real. Un día, esta pareja de novelistas decidió ponerse a escribir thrillers a cuatro manos, abandonando sus anteriores carreras más, digamos, literarias. Así, alumbraron al inspector Joona Linna, que, en esta primera entrega - hay previstas ocho-,se enfrenta al caso de una familia brutalmente asesinada en Estocolmo.

(...)

vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
18 marzo 2010 - www.magazinedigital.com
Las dos mitades de Lars Kepler
Alexandra Coelho y Alexander Ahndoril son un matrimonio de escritores suecos que un día decidieron crear a un autor de novela negra. El resultado es Lars Kepler, el seudónimo que los agrupa y con el que acaban de publicar El hipnotista, un fenómeno de ventas que va camino de heredar el éxito internacional de su compatriota Stieg Larsson. Escriben juntos y discuten cada página hasta llegar al acuerdo.

Cada mañana, los Kepler abrigan a sus tres niños y los llevan en coche al colegio. Enseguida vuelven a casa y, en la mesa de la cocina, tienen una reunión de trabajo.

–Cariño, creo que un psicópata no actuaría jamás de esa manera.
–Pero, cielo, has de tener en cuenta que lo que más deseaba del mundo era hacer el amor con su hermana y que, para ello, debía amenazarla con eso.
–Mmm… tal vez tengas razón, ¿me acercas un bizcochito de jengibre, por favor?

Así, con el plácido telón de fondo de los inviernos blancos de Estocolmo, mientras va descendiendo el nivel de la tetera humeante, los Kepler tienen sus tormentas de ideas matinales. Este matrimonio sueco –sospechosamente feliz– hace varias coladas al día, como toda familia numerosa que se precie, pero, sobre todo, escribe novelas a cuatro manos. Son el nuevo fenómeno de la narrativa policiaca escandinava.

En realidad, no son tampoco los Kepler, pues se llaman Alexander Ahndoril (él) y Alexandra Coelho (ella, de origen portugués). Lars Kepler es el seudónimo que los agrupa y que ha dado ya a la luz su primera novela, El hipnotista, que Planeta ha puesto a la venta esta semana. Se ha traducido en 30 países y ha hecho que alguien les haya bautizado –prematuramente, claro– como “el nuevo Stieg Larsson”.

Lo curioso del caso es que los Kepler tenían una vida previa como escritores separados, y su obra individual no tiene absolutamente nada que ver con este escalofriante thriller moderno. Alexander es autor de varias obras de teatro y nueve novelas, entre ellas El director, cuyo protagonista construyó a partir de datos reales de la biografía de Ingmar Bergman. Alexandra escribió una novela “con ambición literaria” sobre un astrónomo danés.

“Por eso necesitábamos a Lars Kepler –sonríe ella–, porque es otro escritor, una nueva persona, con su voz propia.” Alexander va más allá: “Habíamos intentado antes trabajar juntos y no lo conseguimos hasta que apareció Lars”. “Antes –reconoce Alexandra–, las voces de cada uno de nosotros entraban en colisión, era una lucha a ver cuál de las dos se imponía. Ahora las dos han desaparecido. Kepler no es ni Alexander ni Alexandra, y sabe exactamente adónde va, solamente debemos seguirle.” De hecho, cuando eran dos, desayunaban café, y ahora, que son Kepler, se han pasado al té.

Este matrimonio –casado, por cierto, en Fuengirola– quería profundizar en el tema de la hipnosis. “Nos fascinaba –explica ella– la imagen de un hipnotizado, alguien que parece exteriormente dormido, pero en cuyo interior el cerebro permanece despierto.” “Lo más interesante –continúa él– es que una persona sometida a hipnosis puede hurgar en su memoria, en su subconsciente, y revelar cosas que, despierto, jamás contaría a nadie, ni siquiera a sí mismo.

Queríamos usar eso en una trama policial.” Para investigar no tuvieron demasiados problemas, pues el hermano de Alexander es hipnotizador profesional, “aunque de la rama del espectáculo: hace que la gente sienta asco de arañas imaginarias que les suben por el cuerpo, esas cosas…

También ayuda a dejar de fumar”. La idea les vino, de hecho, presenciando un espectáculo suyo, con voluntarios que, tras someterse a las artes del hipnotizador, creían haber estado pescando en una barca y ser sorprendidos por una tormenta. Tras aquella sesión, cuenta ella, “nuestra imaginación empezó a funcionar”. Poco a poco, fue surgiendo la historia de El hipnotista, una familia salvajemente asesinada, en la que el único testigo de los hechos –el hijo milagrosamente salvado de la muerte– debe ser sometido a hipnosis para esclarecer los hechos.

Alexander ha sido hipnotizado (aclara que no por su hermano) y explica que, en tal estado, “uno se siente como si pudiera decidir las cosas por sí mismo, pero, en realidad, acabas haciendo las cosas que el hipnotizador te dice, porque él tiene una serie de mandos ocultos, hasta que te dice ‘abre los ojos’ tú crees que eres autónomo, pero no haces otra cosa que obedecer órdenes”.

Ella observa a su marido con una mueca de recelo y admite: “Jamás seré hipnotizada, no quiero experimentar eso, tampoco creo que puedas hipnotizar a alguien si él no quiere. Me sorprende ver, en los espectáculos de mi cuñado, cómo la gente corre al escenario para que la hipnoticen, ¡ignoro qué placer encuentran! Es algo muy peligroso…”. “Es fácil hipnotizar –replica
él–, incluso se consigue en platós de televisión, con el estrés que dan las cámaras y el público”, aunque advierte que “hay muchos farsantes en este gremio”.

(...)

vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
17 marzo 2010 - www.eldiariomontanes.es
"El hipnotista", el nuevo "thriller" policial de la narrativa negra sueca

 

Un relato policial trepidante, un "thriller" vertiginoso sobre la maldad en estado puro con el hipnotismo como desencadenante, así es El hipnotista, la primera novela de Lars Kepler, el seudónimo con el que una pareja de escritores suecos desembarcan mañana en España.

El hipnotista (Planeta Internacional) es un thriller escrito a cuatro manos por Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, un matrimonio que cuenta con una prestigiosa carrera literaria por separado; él con varias novelas y obras de teatro, y ella con tres novelas históricas ya publicadas.

Lars Kepler, el seudónimo que utiliza la pareja, tiene dos referencias: es un "homenaje" a Stieg Larsson en el nombre, y una referencia al científico y místico alemán en el apellido, señalaron en un rueda de prensa.

El tributo a Larsson (1954-2004), autor de la trilogía "Milenium", se debe a que éste "abrió la puerta a la novela nórdica", afirma la pareja, "por su atmósfera naturalista, por sus personajes espectaculares, por la labor policial seca pero con empatía, por los personajes femeninos fuertes" y, en particular, "por la propia alegría de escribir y leer", confirman.

(...)

La novela, escrita en un tono seco y con una trama vertiginosa con la ciudad de Estocolmo de fondo, gira en torno a Erik Maria Bark, un psiquiatra con un pasado ligado a la investigación en la terapia de la hipnosis; Josef Ek, en estado de shock cuya familia ha sido cruelmente asesinada, y Joona Linna, el listo pero pretencioso comisario de acento finlandés que se encargará del caso.

Pero El hipnotista no es sólo una combinación de "thriller" y novela de terror, es también la descripción de una juventud que ha perdido su rumbo, violenta y críptica, y de unos adultos perdidos en sus problemas y en el mundo adolescente que no logran descifrar.

Además, la novela es también una incursión en el hipnotismo "serio", documentado, sin falsos esoterismos. "Nos interesaba la idea de meternos dentro de la mente de un asesino, la idea del hipnotismo como algo poderoso", apunta la pareja.

Dentro de la mejor tradición sueca del género negro, la novela es una crítica a esa sociedad, a lo que está oculto tras una sociedad con una "superficie" de perfección. Se trata "de hacer ver lo que no se quiere ver", afirman.

Con 100.000 ejemplares vendidos en dos meses en Suecia y con derechos de publicación adquiridos por más de 28 países antes de su aparición en el mercado, El hipnotista pretende ser el comienzo de una serie de hasta 8 relatos en torno a la figura del detective Joona Linna. "Ya preparamos la segunda entrega para Julio", adelanta el matrimonio sueco.
vota esta noticia
enviar esta noticia
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo
anterior 1 2 3 4 siguiente